El misterio de la temperatura de los animales de tierra más grandes que han existido.

Posted on Actualizado enn

Réplica de un esqueleto reconstruido de Argentinosaurus huinculensis, expuesto como parte de una exposición especial en el Museo Senckenberg de Historia Natural en Fráncfort, Alemania. Los restos fósiles de este titanosaurio que vivió en el período Cretáceo Temprano fueron descubiertos en la provincia de Neuquén, Argentina. El Argentinosaurus huinculensis es actualmente el saurópodo más grande conocido, con una longitud total de 38 metros y un peso corporal total estimado de 75 toneladas. (Foto: © Eva Maria Griebeler)
Réplica de un esqueleto reconstruido de Argentinosaurus huinculensis, expuesto como parte de una exposición especial en el Museo Senckenberg de Historia Natural en Fráncfort, Alemania. Los restos fósiles de este titanosaurio que vivió en el período Cretáceo Temprano fueron descubiertos en la provincia de Neuquén, Argentina. El Argentinosaurus huinculensis es actualmente el saurópodo más grande conocido, con una longitud total de 38 metros y un peso corporal total estimado de 75 toneladas. (Foto: © Eva Maria Griebeler)
Los saurópodos, los animales terrestres más grandes de la historia de la Tierra, todavía encierran muchos misterios que desconciertan a la comunidad científica. Estos dinosaurios herbívoros, de cuellos largos y cabezas pequeñas, podían alcanzar alturas de 10 metros o más, y sobrepasaban a todos los demás vertebrados terrestres en cuanto a tamaño. Podían pesar hasta 80 toneladas, más que cualquier otro vertebrado terrestre. Uno de los principales enigmas que han sido debatidos de forma intensa es cómo esos gigantes del reino animal regulaban su temperatura corporal, que según se ha venido creyendo, tendía a aumentar con el peso corporal, por un efecto físico de retención de calor, hasta tal punto que, sin mediar algún mecanismo especial que redujese la temperatura, ésta alcanzaría valores conflictivos con los límites metabólicos de la vida animal. Eva Maria Griebeler, de la Universidad Johannes Gutenberg en Maguncia, Alemania, ha llegado ahora a la conclusión de que esa hipótesis de que los saurópodos debían lidiar con una alta temperatura corporal es incorrecta. Según los cálculos de esta ecóloga, la temperatura corporal de estos animales no se incrementaba con el peso del cuerpo. Sus estimaciones indican que los saurópodos pudieron tener una temperatura corporal promedio de unos 28 grados centígrados. La máxima temperatura corporal que puede ser tolerada por las especies de vertebrados que viven hoy en día es de 45 grados centígrados. Las temperaturas que Griebeler postula para los saurópodos están por tanto muy por debajo de las de los actuales vertebrados de sangre caliente, y concuerdan con las de los varanos de hoy en día, que son ectotérmicos (de sangre fría).

Fuente Bibliográfica: “Sauropod Gigantism: A Cross-Disciplinary Approach.” PLoS ONE

Descargue la publicación completa en formato PDF desde mi blog (Necesita Acrobat Reader instalado en su ordenador) Es un archivo de gran tamaño y puede tomar 5 minutos para bajar completamente, sea paciente

Fuentes: PLoS ONE / NCYT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s