Conservación

Desmienten que exista una proliferación global de medusas en el mundo.

Posted on Actualizado enn

Aunque hay áreas donde las medusas han crecido en número (el litoral japonés y algunas zonas del europeo, invadidos por las Nemopilema nomurai, conocidas como medusas gigantes por alcanzar un tamaño y peso mayores que los de un humano adulto, son ejemplos clásicos) también hay áreas donde la cantidad de medusas se ha mantenido estable, fluctuando durante períodos decenales, o incluso disminuyendo de manera más firme con el paso del tiempo.
Aunque hay áreas donde las medusas han crecido en número (el litoral japonés y algunas zonas del europeo, invadidos por las Nemopilema nomurai, conocidas como medusas gigantes por alcanzar un tamaño y peso mayores que los de un humano adulto, son ejemplos clásicos) también hay áreas donde la cantidad de medusas se ha mantenido estable, fluctuando durante períodos decenales, o incluso disminuyendo de manera más firme con el paso del tiempo.
Según un grupo de científicos, la percepción generalizada de que hay un aumento global en la cantidad de medusas es errónea.Las proliferaciones de medusas pueden tener un impacto visible considerable sobre algunas poblaciones costeras, como por ejemplo cuando las redes de los pescadores aparecen rebosantes de estos animales, impidiéndoles pescar con normalidad, o cuando pican a una gran cantidad de bañistas, o cuando taponan las tuberías por las que algunas centrales eléctricas reciben agua destinada a refrigeración. Sucesos como estos, muy vistosos y espectaculares, pueden crear la percepción de que la población global de medusas aumenta a pasos agigantados. Ahora, un equipo internacional de científicos, incluyendo a la bióloga marina Cathy Lucas, de la Universidad de Southampton en el Reino Unido, sostiene que esta supuesta tendencia puede ser más una mala interpretación de proliferaciones temporales, y que no hay evidencias sólidas de la existencia de un aumento global de la población mundial de medusas en los dos últimos siglos.
Leer el resto de esta entrada »

El mayor arrecife de coral del mundo se ha reducido a la mitad en 27 años.

Posted on Actualizado enn

La disminución de este arrecife coralino se debe a tres causas principales: daños causados por los ciclones tropicales (48%), a las estrellas de mar corona de espinas, Acanthaster planci, (42%) que se alimentan de coral, y al blanqueamiento (10%). Imagen: Katharina Fabricius (AIMS).

La Gran Barrera de Coral, situada en el mar del Coral (Australia), ha perdido la mitad de su cobertura en los últimos tres decenios. Su reducción se podría frenar controlando la plaga de estrellas de mar corona de espinas que son responsables –en un 42%– de la desaparición del arrecife, según un estudio de investigadores del Instituto Australiano de Ciencias Marinas en Townsville. Una investigación que publica la revista PNAS muestra que el mayor arrecife de coral del mundo, que se localiza en Australia, ha perdido en 27 años más de la mitad de su extensión. Si la tendencia se mantiene, podría volver a reducirse a la mitad en 2022. La disminución de este arrecife coralino se debe a tres causas principales: los ciclones tropicales (48%), a las estrellas de mar corona de espinas, Acanthaster planci, (42%) que se alimentan de coral, y al blanqueamiento (10%). Sin embargo, el patrón de disminución varía entre regiones. “Existen diferencias claras entre la historia de las tres regiones del arrecife. La menos afectada es la remota zona del norte, que está escasamente habitada y con ligera actividad humana.
Además, esta región ha experimentado pocos ciclones y escasos brotes de poblaciones de corona de espinas”, explica a SINC Katharina Fabricius, del Instituto Australiano de Ciencias Marinas (AIMS, por sus siglas en inglés), coautora de la investigación.
Leer el resto de esta entrada »

La biodiversidad del Mediterráneo, la más amenazada del mundo.

Posted on Actualizado enn

Anémona atrapamoscas (Actinoscyphia sp.) descubierta en el Golfo de México a 1.500 metros de profundidad. Foto: I. MacDonald.

Los científicos del Censo de Vida Marina publican en la revista PLoS One un inventario de la biodiversidad y distribuciones de especies marinas conocidas y nuevas en 25 regiones desde la Antártida hasta el Ártico. Los más de 360 investigadores que han participado en su elaboración en los últimos diez años documentan en este inventario la vida marina y resaltan todo lo que queda por conocer en los océanos. El censo, que destaca que la biodiversidad del Mediterráneo es la más amenazada, será la base para medir los cambios futuros. “Conocemos mucho, pero existen aún muchos hábitats que se encuentran poco estudiados, como las zonas de mar profundo. Muchos grupos de organismos tampoco se conocen bien, sobre todo los más pequeños, e incluso existen lagunas de conocimiento importantes en grupos más visibles como los peces o los mamíferos marinos”, señala a SINC Marta Coll, investigadora en el Centro Mediterráneo de Investigaciones Marinas y Ambientales (CMIMA) del CSIC, quien ha dirigido el trabajo de síntesis sobre biodiversidad marina del mar Mediterráneo. Las aguas australianas y japonesas, que albergan respectivamente casi 33.000 especies con nombre científico, entre las que destaca el tiburón blanco (Carcharodon carcharias), son las que acogen mayor diversidad. Los océanos de China, el Mediterráneo, y el Golfo de México completan las cinco áreas con mayor diversidad de especies conocidas. Los inventarios de Indonesia, Madagascar y el mar de Arabia están aún en fase de elaboración y pendientes de ser entregados.
Leer el resto de esta entrada »

Corea del Sur provoca al decir que quiere volver a cazar ballenas.

Posted on Actualizado enn

Corea del Sur se propone a cazar ballenas bajo una regulación que permite la pesca con fines científicos, imitando así los proyectos de su vecino, Japón.La caza tendría lugar cerca de la costa coreana y estaría dirigida a la ballena de minke común. Todavía es incierto cuántas pueden ser cazadas. La delegación surcoreana en una reunión de la Comisión Ballenera Internacional (IWC, por sus siglas en inglés), que se celebra en Ciudad de Panamá, dijo que se necesita la investigación “para la correcta valoración de las poblaciones de ballenas”. Muchos gobiernos en la IWC condenaron el anuncio surcoreano.

Comisión Ballenera Internacional (IWC, por sus siglas en inglés)

Como Japón.

Hay varios grupos de ballenas de minke en la región y uno de ellos, conocido como la “población J”, está severamente reducido. “Creemos que la caza científica en esta población raya en lo imprudente”, dice el líder de la delegación de Nueva Zelanda, Gerard van Bohemen. Pero Joon-Suk Kang, quien encabeza la delegación surcoreana, dice que el programa es necesario para responder preguntas sobre las poblaciones de ballenas de minke que la investigación no letal no ha podido resolver. Dijo que la propuesta no está finalizada y que la caza no comenzaría hasta que un grupo internacional de científicos, convocados por la IWC, discuta los planes.

Un grupo de manifestantes se reunió frente al edificio en Panamá donde se llevó a cabo la conferencia internacional.

La meta eventual de los surcoreanos es preparar el terreno para la reanudación de la “caza ballenera costera”, un concepto vago que Japón tiene en marcha y que podría llevar a que la caza de ballenas regrese como una actividad normal.
Controversia

En la región cerca del puerto de Ulsan, en el suroccidente de Corea del Sur, existe una tradición de comer ballena. Parece ser una costumbre milenaria, a juzgar por el arte rupestre hallado en la región.

Los pescadores en la región ya cazan ballenas con redes de pesca. Oficialmente esto ocurre de manera accidental, pero grupos ambientales locales dicen que las ballenas de minke son cazadas adrede y que su carne se consigue fácilmente en plazas de mercado y restaurantes.

Carne de Ballena enlatada en Japon ;producto de “investigaciones”

Kang dice que los pescadores en el área se están quejando ahora de que una creciente población ballenera está comiendo más y más peces. Cualquier gobierno tiene el derecho, bajo el Convenio Internacional para la Regulación de la Pesca de la Ballena (ICRW, por sus siglas en inglés), de poner en marcha unilateralmente un programa científico de caza, aunque Japón es el único que actualmente lo hace. Gobiernos que están en contra de la pesca ballenera y grupos de conservación argumentan que los programas de Japón en el Pacífico Norte y en la Antártida son injustos y equivocados, pues la regulación fue diseñada originalmente para permitir que se tomaran unas cuantas ballenas pero no cientos cada año. Argumentan que el propósito real es suministrar carne de ballena, a pesar de que la base de clientes es cada vez más escasa. “La pesca científica de ballenas es una consecuencia obsoleta y triste de un documento que se redactó hace 60 años”, dice el comisionado de Mónaco en la IWC, Frederic Briand.

“No hay razón para hacerlo dado el enorme cúmulo de literatura científica (sobre los cetáceos) que se ha obtenido a través de medios no letales”.

Aguas turbulentas.

Corea del Sur fue uno de los primeros países en tomar la ruta de la caza científica de ballenas después de que se aprobó la moratoria global sobre la caza comercial, en 1986, pero su programa funcionó sólo una temporada. En ese entonces, el país fue objeto de una intensa presión diplomática para que se detuviera, y Kang le admitió a la BBC que es probable que su gobierno sienta una presión similar ahora, pero para que no comience.Sin embargo, Corea, Japón, Islandia y Noruega se quejan regularmente de que los gobiernos que están en contra de la caza de ballenas no tienen intenciones de acordar la reanudación de la caza por más saludables que estén las poblaciones, y que esto representa una violación a las promesas realizadas cuando se creó la moratoria.

Antes de la noticia de su vecino, Japón presentó una propuesta para permitir la pesca ballenera costera en cuatro poblados de la costa, entre ellos Ayukawa, que se vio afectado en el tsunami de 2011.

Ha presentado propuestas similares durante muchos años y siempre ha sido derrotado por gobiernos opuestos, que ven la decisión como una forma de romper la moratoria.

Acá, en la Ciudad de Panamá, la australiana Donna Petrochenko fue una de muchas que habló en ese sentido, al decir en la reunión: “Esto es pesca ballenera comercial. Claro y simple”.

Japón dejó su propuesta de lado y ésta será discutida de nuevo más adelante en la reunión, aunque hay dudas sobre si será sometida a voto, pues Japón claramente no tiene la cantidad de votos necesarios para salir airoso.

Caza “científica” de Ballenas por Japón.

Fuente: Richard Black / BBC

En recuperación de ecosistemas, la más sabia es la Madre Naturaleza.

Posted on Actualizado enn

Ambos humedales se recuperaron de la devastación causada por ratas almizcleras.

Bill Mitsch, profesor de medio ambiente y recursos naturales en la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, ha venido comparando durante 15 años dos humedales experimentales. Uno de ellos fue plantado en 1994 con vegetación típica de ese ecosistema. En el otro simplemente se permitió que la flora y la fauna colonizaran naturalmente el espacio.

Los investigadores vertieron continuamente agua de un río cercano en volúmenes similares a los recibidos por un humedal en condiciones naturales. Ambos sitios contienen ahora un número similar de especies y lograron recuperarse luego de que ratas almizcleras (Ondatra zibethicus) un roedor nativo de Norteamérica, destruyeran gran parte de la vegetación, en el invierno de 2001, para construir cuevas.

“En última instancia y a medida que transcurre el tiempo, creo que ambos humedales tienden a la convergencia, es decir, a ser cada vez más similares”, dijo Mitsch. Pero el humedal sin intervención humana es superior en una de las funciones cruciales de estos ecosistemas, el secuestro del dióxido de carbono presente en la atmósfera.
Leer el resto de esta entrada »

Turistas: el caballo de Troya de la flora antártica.

Posted on Actualizado enn

Investigadores trabajan en la Antártida. Imagen: J.M Abad

Semillas traídas de manera accidental por turistas y científicos amenazan la vegetación de la Antártida. Un estudio internacional, publicado en la revista ‘PNAS’, alerta del peligro que implican las plantas invasoras y de los efectos adversos que provocará el cambio climático al respecto. Las especies invasoras pueden alterar el hábitat al que llegan y son una de las principales causas de pérdida de biodiversidad a nivel mundial.

Los turistas que visitan la Antártida llevan semillas en su ropa y sus maletas e introducen, sin querer, plantas no autóctonas en el ecosistema mejor conservado del mundo. Según un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) estos organismos pueden suponer una seria amenaza para la flora del continente. El investigador Steven L. Chown y sus colegas de la Universidad de Stellenbosch en Sudáfrica han identificado el origen y el destino de más de 2.600 semillas que llegaron a la Antártida entre el año 2007 y 2008.
Leer el resto de esta entrada »